Estaba esperándote.


Estaba esperándote.

 

A orillas del camino te esperaba

venías del monte, acompañada

del recuerdo, cansada, embebida

en las ramas del silencio, callada;

 

tu silencio se hizo voz cuando me viste,

holaaaa, fue tu primera palabra,

y las demás se hicieron suspiroso viento

mientras me besabas;

 

nuestros corazones se hicieron presentes

cada uno al ritmo de su tambor, hablaba;

las palabras se hicieron música de cielo

y tocaban y tocaban, hasta agotar su ritmo.

 

Poco a poco llegó la noche en Anaga;

era tarde para volver a casa;

las hojas secas nos llamaron e hicieron lecho

bajo las ramas robustas de un hada con alas.

 

Nuestros ojos sin luz se miraron en el silencio,

se acabaron las palabras y empezó un juego

que nos llevaría hasta la mañana;

 

nos saludó el sol, mientras la luna callaba

había visto el juego de caricias de aquellos cuerpos

bajo su íntimo y cálido manto de plata.

 
Jecego. 23/08/17.

Vi a una rosa llorando su mala suerte.


Vi a una rosa llorando su mala suerte,

mientras una humilde violeta le miraba

desde el suelo se alimentaba de sus lágrimas,

haciendo vivo el dicho, de que la envidia mata,

y el conforme con lo que tiene vive…

 

Vi a una rosa llorando su desgracia

a pesar de tener todos los atributos de una dama.

 

Un violeta, era feliz mirándose en una lágrima,

Ínfima imagen comparada a la rosa,

que siendo tan hermosa se quejaba

de la mala suerte que tenía

no faltándole nada.

 

La violeta reía, y mirando hacia arriba

le decía: preciosa rosa, consentida,

no pidas más que lo que necesitas,

tus pétalos son como el carmín, o como el alba,

tus formas son como pechos de  reina,

tu perfume es propio, olor a rosa, muy tuyo

y tu fama traspasa las fronteras en el alma.

 

No pidas más, preciosa amiga,

el mundo no puede darte más, querida hermana,

pero si podrías pedir para que yo pueda ser tu amiga

que crezca a tu altura, que podamos hablarnos cara a cara

y no tengas que mirar al suelo que pisas.

 

Amiga, yo también quisiera ser rosa, como tú,

pero me falta altura,

vivo a tus pies callada,  mostrando mi figura,

y calladita sigo  siendo violeta

muy honrada, por tenerte como vecina .

Jecego. 21/08/17.

Soñar no cuesta naada (3)


Soñar no cuesta nada. (3).

 

Soñé que venias del monte.

Te vi llegar, venias de Anaga,

venias con la ropa sucia y rota,

el pelo revuelto como una aulaga,

tus ojos cansados,

aruñados tus brazos y piernas,

y yo que te esperaba hambriento de ti

nos abrazamos,

desperté y te vi como siempre

fragante y hermosa,

te cogí de la mano y caminamos

por un sendero nuevo para los dos

pero que conocíamos de otro sueño;

nos sumergimos en él y nos besamos,

todo era prodigioso y ensoñador a la vez,

vimos acercarse la luna  a saludarnos,

al silencio a decirnos, ser felices,

y cuando el amanecer nos trajo su luz

descubrimos lo bueno:

que todo el sueño había sucedido en casa;

que no había pasado nada malo en Anaga,

que los besos habían sido verdaderos

porque a los dos, nos dolían los labios;

y ahora que hacemos, me dijo…..

repetimos el sueño, le contesté…..

 

Y empezamos…….

 

Jecego. 19/08/17.

Hoy me siento inmortal.




Hoy me siento tan inmortal como la luz,
siento gozo infinito mirándote sin verte,
aún sabiendo que pronto se acaba el día
y la noche que lo borra todo me apague.

En todas partes te veo Güimar, madre,
sepan todos que mi voz se pierde en tus rincones,
que mis quehaceres siempre fueron en la salud
cosa que no ve el mundo ni su gente; solo se siente.

Hoy saqué de su oscura tumba mi trabajo mudo
para que en algún momento vea la luz,
y alguien de este mundo recuerde quien le dio salud
cuando un halo oscuro merodeaba su cuerpo.

No hace falta que les cuente nada,
cada uno puede ver lo que aún queda de su ser
cuidado por la mano del hombre
mientras dure la luz de su sol y pueda ver,
antes que llegue la noche que le vio nacer
y lo borre todo. 

Mensaje a la luna


 

Mensaje a la luna.

 

Cuídate amiga Luna,

tú que vagas sola en las noches,

que vas rompiendo las nubes a tu paso,

que solo piensas en llegar,

que no encuentras barreras solidas en tu paseo,

que tu andar hace trémulo el paso de las estrellas,

que a pesar de la distancia, mis manos quieren tocarte,

que haces a mi corazón sentir como amante,

y enamorarme de tu sombra con traje de plata

cubierto con el tul de tu sangre.

 

Amiga luna,

Me encanta verte desnuda, sin nubes,

verte como eres en esa cueva del mundo,

pasear bajo ese cielo azul lleno de estrellas

donde mis ojos  se pierden buscando tus huellas

esa la luz cálida del sol que refleja tu cara;

Luna y Sol,

rio y fuente; fuente y rio de un mundo nuevo

que se alimenta de los dos;

alternándose;

como dos sabios viejos, en el centro de un espejo

mirándose;

 

esta noche te espero en mi jardín

a media noche; desnuda,

sin ese traje de nubes conque te viste el sol

para que no te vean mis ojos

y te traiga a mi cueva.

 

Jecego. 21/08/17.

El cielo está más allá del infinito.


 

 

El cielo está más allá del infinito

 

Nos pasamos la vida

intentando llegar muy lejos;

inútil pensamiento y lejana

forma de perder el tiempo,

pensando en jornada tan larga

buscando la posesión de un deseo;

 

no hay distancia más corta que ésta,

ni momento más propicio que ahora;

acerquemos el cielo a nuestros pies

y hagamos lo queremos hacer

en este momento pleno de deseo y fantasía.

 

La vida es muy corta

y un sueño, un instante,

no alarguemos la hora

porque la distancia es constante;

 

y el corazón amigo que late aventura

puede quedarse en el intento,

mirando al cielo, por si llega de la altura

y ante los pies esperando, el infinito.

 

Jecego. 12/08/17.

Te pido viento.


 

 

Te pido viento.

 

No sé si sabes escuchar, pero lo intento,

te pido soples mis velas, para llegar;

te pido tiempo para enjugar mi pena,

silencio para ahogar mi sed, y rezar

para que las penas se hagan flores

y conviertan en amores en el pensar.

 

Te pido que llueva agua y nieve blanca

que alivie el calor que quema mi cuerpo,

este fuego de infierno que me mata;

como puedes ver viento, no te pido tanto,

solo tienes que querer y hacerlo,

te espero en la proa de mi barca;

 

no tardes amigo, escuchame y presto ven,

no dejes que la noche me invada;

tengo miedo a la oscuridad y al silencio,

tengo miedo que llegue el amanecer y no esté.

 

Tengo prisa, por eso no me muevo,

los pasos hacen distancia,

y respeto mucho a la mar, y al viento,

y el horizonte, que espere….

 

Jecego. 09/08/17.

Muñeca de trapo.


 

Muñeca de trapo.

 

La niña jugaba con su muñeca de trapo

la mantenía en su regazo, como mamá verdadera,

le hablaba como si le entendiera

y la boca de la muñeca pintada en el trapo, sonreía.

 

Eran tan amigas como madre e hija, y sus vidas

en paralelo tenían embrujo de cielo y adoraban,

la niña pintó los labios de la muñeca de rojo carmín

y despertó en ella el deseo de sentirse mujer y habla.

 

La niña bendecida por los recuerdos de su madre

miraba a su muñeca con ojos de mamá,

y la muñeca sonreía a los ojos de niña que hacía de madre.

 

La niña recodó que ella lloraba en los brazos de su madre

y la muñeca, sin saber por qué lloró mirando a sus ojos

y  pensó, que la muñeca de trapo tiene memoria a flor de piel.

 

Jecego. 05/08/17.