Canto al cinco de oros.



Canto al cinco de oros.

Te veo como mujer enigmática,
como fuente del ver, y más ver;
dos ojos en tu frente de cálida mirada,
y en tu pecho, otros dos grandotes,
que apuntan a quien los mira,
y disparan a quien los toque;

y al centro un ojo gigante
como un girasol noblote,
que dibuja una figura sutil, entrañable,
ombligo de oro y sol, brillante sus bordes.

Preciosa figura, la que veo y pienso,
más hermosa que el momento,
en que armonizo en mi mente
el cinco de oros con tu cuerpo;

preciosa figura que pienso y gravo
en mi mente desnuda, vacía de todo,
y quiero llenar con la imagen que he creado
en mi mente de ti todo;
con el cinco de oros que vi,
y la imagen que he creado
dentro de mí, de ti, un mundo aparte
solo... viviendo en ti, solos.


Jecego. 29/09/17.

El hombre se mira al espejo.

El hombre se mira al espejo
y se ve como una puerta vieja;
sus arrugas son como de aquella
las grietas entre sus maderas;
se mira, se asombra, y endereza
la curva de su espalda que se queja;

se mira una y otra vez y no comprende
porque su piel imita a la madera;
¿será que en el fondo somos los dos
hijos de misma tierra,
y por ello mi piel se comporta
como las grietas de la madera,
formando arrugas en mi figura
como la madera de la puerta?.

Las preguntas se hicieron largas
pero la respuesta cortas;
el tiempo lleva las cuentas
y el sabio no perdona.

Jecego.

Hoy le toca al Teide.

Hoy le toca al Teide.

Desde más allá del fondo marino.
Tan antiguo como el tiempo mismo,
surge tu cuerpo de rocosa figura, herida,
de camino al cielo, tu techo;

entre nubes de tormentas y vientos
y otras nubes de agua escondidas;
que se derramó en tu cima y extendió el viento,
y tornó blanca de nieve y hielo;

cada día te veo y abrazo en mi pensamiento,
cada día te pienso,
y hablo en el  silencio nuestro.

Al Valle de la Orotava le das sombra,
y  decoras con las luces negras de tu cuerpo;
con tus raíces lávica cubres tus laderas
y al Valle de Ucanca ornas con tus huesos.

Desde el Valle de Güimar te llamo,
y mirando al pico Cho Marcial te veo,
entre tus heridas leo, el origen y resultado
de tu brava lucha con el tiempo;
y he aprendido  que es inútil luchar
en buena lid contra el tiempo
que nos trae el viento.


Jecego. 30/09/17.

De donde vienes.



De dónde vienes, te pregunto,
de un lugar secreto, me contestas;
tu lugar secreto soy yo, y no te he visto,
seguro equivocaste tu rumbo, y no recuerdas
donde has estado tanto tiempo perdida;

pero todo deja huella encendida
del incendio del momento, sus cenizas;
todo vuelve a su forma primitiva
en una palabra atrevida escapada al silencio
que despejará el lugar de tu huída, tu secreto.

Y será evidente tu viaje oscuro,
tan claro como la lluvia en la pradera,
tan sutil como la húmeda primavera,
o como rosa que brota de su capullo
para mostrar su encanto escondido, hasta ahora.

Se romperá la noche oscura en mil pedazos,
la lluvia hará música en los cristales de tu cuerpo,
el viento se hará voz en tus oídos
y cantaremos los dos en el momento del encuentro
en ese lugar secreto más allá del tiempo…..


Jecego. 10/10/17.

Encontré mi espacio en ti.

Encontré mi espacio
entre las nubes del  cielo
y mi suelo canario,
olvidado por la lluvia
acariciado por el viento
en tu súbita llegada;
encontré mi espacio
y me abrazo a él;
lo uno a mi tiempo,
y con espacio y más tiempo
consstruyo mi casa;
ya dentro de ella descubro
que no soy nada, que está vacía
porque el espacio y el tiempo
no son materia, solo palabra;
enseguida empecé a darme cuenta
que yo, solo soy nada, vacio de  cuerpo
lleno de todo, solo palabras;
aquella extraña imagen que vi
en el espejo del agua,
es solo el reflejo de la burbuja
de una ola rota en una playa,
su aire se fue con el viento
y sus aristas quedaron dormidas
entre las arenas de su casa.

Que quedó vacía, solo el viento la llenaba.

 Jecego. 09/10!17.

Lejana esperanza.

Lejana esperanza.

Abro mi venta por si te veo,
borro las nubes para buscarte,
pido al sol que vuelva mañana
porque mantengo mi fe, en encontrarte.

La noche se ha consumado en mí
y todas las figuras son pardas.
Esperaré a que vuelva mañana, dije,
mientras cerraba los ojos para verte.

Espero que el sol de mañana
disipe esa  nube gris para poder ver
esa bella luz de la esperanza
que anida en mi alma como huésped.

Cuando amaneció, por fin,
en un lejano horizonte, pude verte,
vi que tu luz hermosa me llamaba,
pero mis brazos no alcanzaban
para abrazarte y entristecí;

en ese claro momento pude ver
una nube con una antorcha encendida
que se acercaba a mi, llamándome,
y decía; aquí está tu esperanza
premio a tu fe recobrada, casi pedida.

Desde entonces, es día para mí,
con un amanecer luminoso,
una esperanza muy cercana, y
una fe cristalina, como el agua mansa
de la fuente que canta, en la montaña.


Jecego. Domingo 08/10/17.

Buenos días.

Buenos días.

Mientras estás dormida te veo
plácida como agua en la fuente,
como espejo de mi mirada,
y como reflejo de la luz del día.

Te veo como flor de mi jardín
con pétalos de tercio pelo, desnuda;
tu piel brilla con la ternura de tu mirada
y toda tú, tomas, la tersura de sus pétalos.

Y yo, mirándote, me pregunto:
será verdad o sueño, lo que estoy viendo;
¿será posible que una flor sea: imagen tuya,
y sea verdad lo que mis ojos están viendo?.

No sé si estoy despierto o dormido,
Si dormido o despierto.

Mi mente se ha desdoblado
y sueño constantemente;
no se si cuando estoy despierto, te sueño,
o si cuando duermo quiero tenerte.


Jecego. 07/10/17.

España; no digas adiós a tu hija.


      1. España.
        No me digas adiós, hija...
        No me digas adiós
        porque mi raíz es perenne,
        no soy extranjero, soy de aquí
        y quieras o no, soy tu pueblo;
        aunque haya un grupo, que quiere
        romper la unidad para acaudillar
        un pedazo de tu suelo;
        antes de la democracia fui plato roto,
        propiedad de muchos dueños,
        ahora con sudor y sangre vuelvo a ser
        un solo suelo;
        pero como siempre,
        hay quienes quieren vernos en trozos
        para que lloremos nuestra herida
        porque es gozo para ellos.
        No llores España, no llores,
        Cataluña es un pueblo trabajador y sabio,
        y no dejará que la corriente de unos pocos
        pueda arruinar sus vidas para siempre.
        No sufras Cataluña, no sufras,
        tu madre España, está contigo
        y hará cuanto pueda para mantenernos unidos
        mientras tenga vida…. y tino....
        Espero que se rompa el espejo
        donde se están mirando aquellos
        que están, engañando a su pueblo,
        y haya un poco de luz blanca para asirnos
        a ese momento y apagar ese infierno
        con agua, usando la palabra.
        Jecego. 06/10/17.