Feliz Navidad.



Soñar no cuesta nada.

Allá, donde se acaba el monte
donde el asfalto hace su marca,
donde se acaba el silencio
y hace ruido la máquina;
existe un paraíso
donde anidan los sueños,
se hacen besos la palabras
y hablan los silencios;
se abrazan los árboles
se entrecruzan sus ramas,
se mezclan sus perfumes
y unifican sus sabias;
allí donde no hay abismos
las nubes ocultan las montañas,
todo es llano y verde
haciendo placida la mirada;
allí donde nacen los sueños,
donde habitan las miradas,
donde nada ocurre porque nada habita
haré que mi sueño tome vida y salga;
vagaré bajo la luz del sol
o a la sombra de los árboles;
quizá bajo la lluvia temprana
en un amanecer cualquiera,
bailando con el alba su canto
abrazados los dos en tu sala.


Jecego. 10 de diciembre del 17. 

Soñar no cuesta nada.



Soñar no cuesta nada.

Allá, donde se acaba el monte
donde el asfalto hace su marca,
donde se acaba el silencio
y hace ruido la máquina;
existe un paraíso
donde anidan los sueños,
se hacen besos la palabras
y hablan los silencios;
se abrazan los árboles
se entrecruzan sus ramas,
se mezclan sus perfumes
y unifican sus sabias;
allí donde no hay abismos
las nubes ocultan las montañas,
todo es llano y verde
haciendo placida la mirada;
allí donde nacen los sueños,
donde habitan las miradas,
donde nada ocurre porque nada habita
haré que mi sueño tome vida y salga;
vagaré bajo la luz del sol
o a la sombra de los árboles;
quizá bajo la lluvia temprana
en un amanecer cualquiera,
bailando con el alba su canto
abrazados los dos en tu sala.


Jecego. 10 de diciembre del 17. 

Yo y la luna.


Yo y la  luna.

Canto en la noche a la pálida luna,
canto a un sueño que me alumbra.
mirando al cielo veo tu viajera figura,
y me pierdo en tu suelo, pálida hermosura.

Intento hablarte, y no me escuchas,
intento decirte cosas hermosas,
pero sigues tu marcha a solas y muda,
no se si huyendo de la noche oscura.

Te esperaré al amanecer,
cuando te cubra la bruma de colores
que te manda el sol para que te cubras;

entonces te veré desnuda, a flor de piel,
y podré tocar tu cuerpo de preciosa amante,
antes que llegue la noche y vuelvas a salir..


Jecego. Domingo 10 de diciembre del 17.

Mujer y rosa.

Mujer y rosa.

A ti que eres mujer y amiga,
que desde la cuna barruntas amor,
que te crees rosa, de mil colores,
que te sientes flor primorosa
llenando de perfumes el aire;

tu que siendo flor perenne, y a la vez,
ese perfume, que llena todo mi ser;
dame amor, primorosa flor,
dame  tus pétalos tus hoja y espinas
antes que muera de amor.

Dame tu sabia, tu saliva, tu calor
en un beso sin fin,
hasta más allá del dolor,
donde la miel solo sea,
sabor, sabor, sabor…..y amor….

Mujer, dame eso que te sobra a ti,
ese perfume que se te escapa en el aire;
ese color  que se ve cuando abres
tus capullos de rosa,  mujer;

dame ese beso de la vida, dame,
esa luz, que brilla en tu piel;
no permitas que tus espinas
maltraten mi piel, y sangre
que puedo morir de amor, mujer…


Jecego. 09/12/17.

Las palabras son y tienen nombre

Las palabras son y tienen nombre.

¿Quien puso nombre al viento, si nadie lo ha visto?; si no fuera el nombre, nadie lo condenaría cuando hace daño, ni lo bendijera el marino cuando sopla sobre la vela de su barca.
Sin palabras nada existiera, todo estaría encerrado en una noche vacía.    Entonces me pregunto, ¿por qué hay tanta gente que les gusta más las figuritas y fotos, que leer? ¿ por comodidad?.
Todo conocimiento está escrito, aunque sea en ese lenguaje Maya que nos acaricia todos los sentidos
Todos los sentidos se conocen por sus “nombres” y hay que leerlos.
Vive en los demás y haz que los demás vivan en ti.
Leyendo…..


Jecego.

No te encierres en ti mismo.


No te encierres en ti mismo.

Cuando tu mundo es una imagen congelada de tu deseo, ya no vives en él, solo lo habitas, y necesitas de tu memoria para habitarlo y vivirlo como lo vive el árbol que te da sombra, sin pedirte nada a cambio;
pero tú si necesitas del recuerdo su ayuda, para crear vida donde no hay nada;
necesitas el eco de aquello que un día fue vida sonora y ahora está volando con el viento;  
necesitas que se repita la música que ayer fue palabra, piña de bellas palabras que ahora silenciosas, se hagan luz, aurora, poesía o palabra suelta, provocada su ruptura por la fuerza de una mirada;
necesita rompan su silencio, salgan de su cuerpo de piedra, vuelvan a ser lo que eran, voz, en la suerte de tener un mundo nuevo abierto a la vida;
la palabra es la única cosa que llena al mundo de cosas y le da nombre.
Y el amor es esa cosa que sin ocupar nada, lo llena todo, con una sola palabra.


Jecego. 23/11/17. 

El hombre solo es lo que piensa y llega.





El hombre solo es lo que piensa y llega.

Cuando el cuerpo está lleno
de soledad y vacio,
se llena de fe y sube muy deprisa
por las escaleras del cielo;
se hace hombre y piensa,
como salir de su escondrijo
donde todo está lleno de vacío,
y las palabras, de viento;
quiere llegar al lugar sagrado
donde su dios es un espejo,
le cuenta de su vacío y hace imagen
de su figura al instante;
se encuentra a si mismo
se desentraña y hace hombre,
se acurruca en una palabra
y vuela con el viento;
y al instante de nuevo se hace
la imagen de su espejo,
se hace hombre y comprende
que solo es un instante,
en una burbuja de aire.


Jecego. 24/11/17,

Pequeños ejemplos culturales de nuestra historia.

Pequeños ejemplos culturales de nuestra historia.

Autorizadas plumas han escrito que Budeo, Erasmo y Vives fueron los hombres más esclarecidos de su tiempo. Budeo, por su ingenio; Erasmo, por su palabra; Vives por su juicio.
Budeo era francés; Erasmo, holandés; Vives español. Vives había n acido en Valencia el 6 de marzo de 1.492. Su padre, Luis, era descendiente de aquellos Vives que acompañaron a  la capital valenciana al rey Don Jaime I el Conquistador. Su madre, llamada Blanca March, pertenecía a la familia del gran poeta Ausias March.
Juan Luis Vives vivió sus primeros años en una atmósfera de nobleza y de cultura. Sus padres amantes de la bellas letras, pusieron todo su empeño en que la educación de su hijo fuese sólida y vasta.
El que llegó a ser un gran humanista, vivió una infancia y una adolescencia consagrada al estudio, en una atmósfera de extrema rigidez. .

Lo que no se planta y cuida, no crece; seamos constantes si queremos ser árbol que de fruto.


Publicado por Jecego. 21/11/17.